La Presión Que Ejerce la Hipermasculinidad y Cómo Afecta a los Hombres Gays y Bisexuales

La imagen del cuerpo hiperviril, masculinizado, musculoso, tratando de distanciarse de todo lo femenino no siempre ha sido  propiedad de los gays, esto ocurrió en los años 80 cuando poco a poco gracias a la publicidad y el orgullo gay los homosexuales de esa época, comenzaron a cultivar una imagen diferente, al trabajar sus cuerpos en los gimnasios y apropiándose de ese estereotipo del cine y la televisión, comenzaron a moldear sus cuerpos como objetos auténticamente masculinos de deseo y belleza. Tratando de alejarse del estereotipo del cuerpo homosexual delgado, femenino y frágil.

Dietas, ejercicio, combinados con productos de belleza, el peinado y por supuesto el último grito de la moda, dieron origen a una nueva ideología, estilo de vida y una nueva especie, de pronto ser gay ya era “cool” debido a una normalización — heterosexualización —.

Hoy en día el paradigma del cuerpo duro, esculpido y trabajado ya no es el de un varón heterosexual si no de un cliché gay. Un cuerpo muy ejercitado ya es considerado incluso por las mismas mujeres un cuerpo gay, es demasiado cuidado para un hombre heterosexual “demasiado perfecto”.

Dicho esto no nos sorprende que la cantidad de personas que son consumidores de esteroides anabólicos sean mayoritariamente gays.

RELACIONADO: 7 Importantes Datos Sobre Gays y Bisexuales que Sufren Trastornos Alimenticios

Un estudio realizado recientemente por el Dr Aaron Blashill y su equipo en el Instituto Fenway de Boston descubrió que la cantidad de esteroides consumidos por personas homosexuales es 6 veces mayor en comparación con la cantidad de heterosexuales.

Se estudió a más de 17,000 adolescentes varones con una edad promedio de 16.6 años, de estos 4% por ciento se identificaron como gays o bisexuales, de ese grupo, 21% de los gays y bisexuales han consumido esteroides, en comparación a solo el 4% de los heterosexuales.

La ironía en todo esto es que la testosterona fue utilizada para tratar la homosexualidad en los años veintes.

Entre los efectos secundarios que existen en el uso de los esteroides, los más comunes son los siguientes:

  • Aparición de acné en cara, pecho y espalda.
  • Atrofia testicular y baja en la producción de esperma.
  • Ginecomastia, esto es el crecimiento de los senos en el varón.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Peliosis hepática.
  • Tumores, entre otras complicaciones menores.

Alguna vez leí que los hombres homosexuales hemos quedado presos en nuestros propios estándares, por esa presión social creada por nosotros mismos, llegando a poner en riesgo nuestra salud y bienestar. En un artículo anterior de este portal, el psicólogo Matthew Dempsey comentaba que los miembros de la comunidad LGBTQ, podemos llegar a tener problemas de inseguridad desproporcionados porque crecimos en un mundo que nos decía que no eramos normales y que algo estaba mal con nosotros. Si bien puede que esta sea una de las razones más importantes por las qué ponemos tanta presión sobre nuestros cuerpos, para tratar de encajar y ser reconocidos.

Las razones para ir al gimnasio entre un heterosexual y un homosexual son muy diferentes. La palabra gimnasio deriva del griego común gymnos (γυμνός), que significa desnudez. En la antigua Grecia el gimnasio era usado para hacer ejercicio, como baño comunal, centro de estudios y como punto de reunión para filósofos y sofistas.

RELACIONADO: Este Comediante Gay se Convirtió en un ‘Guapo Instagramer’ por una Semana, y aquí está lo que Aprendió

¿En qué momento cultivar un estado de salud optimo y trabajar tu cerebro y espíritu se volvieron antagonistas?

El cuerpo se ha convertido en un proyecto implícito por la mayoría de la cultura gay, es una declaración de empoderamiento y se ha convertido en una especie de pedestal social. Esto es un pequeño recordatorio para poner bajo la lupa lo obvio, lo que en la cultura gay ya es normal, esto es solo un recordatorio que la salud y el bienestar general debe de ser nuestra prioridad y los atajos como los esteroides o alternativas poco saludables pueden tener un precio muy alto a largo plazo si no se realizan con la información y asesoramiento correctos.

Cabe señalar que dentro de la cultura gay existen tantas variantes y sabemos que hay diversas formas de expresar la homosexualidad, este artículo no tiene el fin de generalizar la forma en la que todos perciben su cuerpo, ya que cada quien usa sus propias herramientas para lograr cubrir las mismas necesidades de pertenecía, aceptación y la idea de ser amado.

 

Este contenido fue realizado por uno de los colaboradores de Hornet y representa la opinión del autor y no necesariamente la de Hornet Social Network.