Adolescente Mata a su Padre Adoptivo para Estar Cerca de su Padre Biológico en Prisión

This post is also available in: Inglés Portugués

El Departamento de Policía Metropolitana de Indianapolis ha detenido a Jordan Marin-Doan, un adolescente de 16 años, por provocar un incendio que mató a su padre adoptivo gay de 45 años Jason Doan (con su marido en la imagen arriba a la derecha). Cuando fue interrogado por la policía, Marin-Doan dijo que había iniciado el incendio la semana anterior para poder ir a la cárcel y obtener una celda al lado de la de su padre biológico (el cual también está en la cárcel). Marin-Doan ha sido acusado como adulto de homicidio, de incendio provocado y de robo de vehículo.

Jason Doan se había casado con su marido Alan Marin en 2014, inmediatamente después de que el matrimonio entre parejas del mismo sexo se legalizó en Indiana. El año pasado, adoptaron tres niños: Jordan, un chico de 10 años y un niño de 11 meses.

La semana antes del incendio del 2 de noviembre, Jordan Marin-Doan dijo que había amenazado con matar a sus padres para poder estar más cerca de su padre biológico. La noche del fuego, vertió gasolina en el centro de la escalera del hogar familiar y usó un encendedor. Luego condujo el Jeep Wrangler de la pareja unos 209 km hasta el aparcamiento de un Roadway Inn en Decatur, Indiana, donde la policía lo descubrió más tarde.

RELACIONADO | Why a 79-Year-Old Progressive Methodist Minister Burned Himself Alive

Según se dice, Jordan dijo a la policía que, después de iniciar el fuego, se asustó y se arrepintió de haberlo hecho antes de escaparse. De acuerdo con Jordan, no estaba enfadado y no sabía por qué lo provocó.

Mientras Jordan huía a Decatur, sus padres homosexuales adoptivos se despertaron al escuchar el detector de humo a las 23:00. Recogieron sus hijos y se fueron al baño, donde Doan rompió una ventana para que Marin pudiera huir. Doan pasó sus hijos más pequeños por la ventana, diciéndoles que tenían que irse a un lugar seguro mientras que él intentaba rescatar los tres perros de la familia.

No está claro si Doan salvó los animales. Los bomberos lo recuperaron en la casa y lo llevaron al hospital Eskenazi, donde se murió más adelante por “inhalación de productos de combustión”.

Doan era dueño de una empresa de construcción que compraba, restauraba y vendía casas. Era también un donador de órganos, y su hígado y sus riñones ayudarán otras tres personas.

El incendio dañó gravemente su casa. Su recién viudo marido y sus hijos alojan en casa de sus padres. Un sitio de recaudación de fondos ha colectado hasta ahora $10,000 para ayudar a la familia y cubrir los gastos de funeral.