Aquí Están Todos los Líderes Mundiales que Se Han Declarado en Contra de Chechenia (Sólo Uno)

This post is also available in: Inglés Chino tradicional

Ayer, durante una rueda de prensa con el presidente ruso Vladimir Putin en su primera visita a Rusia desde 2015, la canciller alemana Angela Merkel pidió a Putin que “use su influencia para garantizar los derechos de las minorías” después de escuchar “informes negativos sobre el trato de homosexuales, particularmente en Chechenia”.

Sus comentarios la convirtieron en la primera y única líder mundial en hablar en medio de los constantes reportes de secuestros, detenciones y torturas para eliminar a todos los sospechosos gays y bisexuales de la república rusa del suroeste por Ramadán (26 de mayo).

¿Por qué todos los demás líderes del mundo están callados?

Es posible que no estén hablando porque los informes no han venido de funcionarios gubernamentales, organizaciones humanitarias de primera mano o de periódicos globales. Mientras que los periódicos mundiales han repetido las denuncias de abusos en Chechenia, estas declaraciones se han originado en gran parte por los refugiados chechenos gays, Novaya Gazeta – el periódico de investigación que informó primero de la situación y cuyo personal ha sido amenazado para ocultarse desde entonces – y organizaciones LGBTQ no gubernamentales como la Human Rights Watch y la Amnesty International.

La falta de informes de primera mano puede crear incertidumbre sobre lo que realmente está sucediendo allí. Por ejemplo, el mes pasado, Novaya Gazeta informó de la existencia de seis diferentes lugares de detención para torturar a hombres gay chechenos. Hasta ahora, Radio Free Europe sólo ha corroborado la existencia de dos sitios, esto no significa que los otros cuatro no existan, sólo que son difíciles de encontrar porque Chechenia no está recibiendo con alegría a investigadores y periodistas.

A principios de la crisis, el tabloide británico sensacionalista The Daily Mail también difundió rumores de “campos de concentración” gay en Chechenia, un término emocionalmente cargado que la Amnistía Internacional minimizó más tarde, prefiriendo el término “sitios de detención”. Pero incluso si las palabras y las situaciones exactas no están del todo claras, los líderes mundiales tienen la obligación de hablar en contra de la violencia y presionar a Rusia por su complicidad.

A pesar de que los líderes mundiales no dicen nada, sus gobiernos no se quedan callados

Se podría argumentar que los líderes mundiales no han guardado silencio, sino que han estado hablando a través de diplomáticos extranjeros y funcionarios de nivel inferior. Por ejemplo, el Secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Boris Johnson, ha condenado la violencia, al igual que 50 miembros del Congreso de Estados Unidos y los expertos internacionales de derechos humanos de las Naciones Unidas.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos, el embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, el Presidente del Parlamento Europeo y la Oficina de Relaciones Exteriores y de la Commonwealth del Reino Unido todas han emitido declaraciones condenando la persecución e invitando a Rusia a intervenir. Pero mientras que estos agregan presión diplomática, no tienen tanto impacto a que si esto fuese proporcionado por un líder presidencial o por el primer ministro.

En medio del silencio, ciudadanos individuales en ciudades de todo el mundo, que incluyen a Nueva York, Londres, Toronto, y Amsterdam, han estado protestando contra la purga anti-gay de Chechenia.