La Masculinidad Tóxica y Frágil Está Haciendo de la Tierra un Lugar Tóxico y Frágil

This post is also available in: Inglés

Hemos escuchado hablar de hombres heterosexuales con miedo a limpiarse el trasero por miedo a convertirse en homosexuales. E incluso hemos oido sobre hombres que se identifican como heterosexuales, que disfrutan hacer todo tipo de cosas gays, pero que no quieren ser llamados gays. Y ahora parece que sus tonterías nos están perjudicando a todos activamente, y no solo en el sentido general. Necesitamos hacer que salvar el medio ambiente sea algo masculino: los estudios muestran que los hombres piensan que ser ecologista es algo muy “femenino”.

Ugh. ¿Es en serio?

Según la Scientific American, las mujeres llevan mucho tiempo preocupadas por el cuidado del medio ambiente. Y eso podría ser porque los hombres creen que preocuparse por el medio ambiente es algo poco masculino. O, mejor dicho, pueden preocuparse por el medio ambiente, pero su propia y frágil masculinidad es más importante. (NOTA: Hola chicos, si no tenemos un planeta, no tendrán un lugar donde ser machistas).

El estudio consistió en siete experimentos con más de 2,000 participantes de EE. UU. y China. Mostró un vínculo entre el ambientalismo y el comportamiento femenino. Por ejemplo, personas de ambos sexos describieron a alguien que usaba una bolsa de lona para ir de compras en lugar de una bolsa de plástico como algo más femenino.

Otro experimento consistió en pedirles a las personas que recuerden los momentos en que hicieron algo bueno o malo para el medioambiente. Los participantes nuevamente se percibieron a sí mismos como “más femeninos” cuando hicieron cosas buenas.

Uno de los experimentos más interesantes, y enloquecedores, consistió en dar a los hombres una tarjeta de regalo rosa y floral. Luego se les pidió que compraran una lámpara, una mochila y algunas baterías. Los hombres que recibieron la tarjeta de regalo de color rosa fueron más propensos a elegir artículos que eran peores para el medio ambiente que los hombres que recibieron una tarjeta de regalo genérica.

El estudio llegó a la conclusión de que para ayudar a los hombres a ser ecologistas, debemos hacer de esta experiencia algo más “varonil”. Pero, ¿que tal si mejor mandamos al diablo a esos heterosexuales?

En serio, ¿quién diría que la masculinidad tóxica era literalmente tóxica?

Además de, todas las mujeres del mundo.

 

Imagen destacada de AND-ONE a través de iStock