¿Valió La Pena?: La Vergüenza Virtual Y Suicidio De Izabel Laxamana

This post is also available in: Inglés Portugués

“¿Valió La Pena?”

En mayo, el residente de Tacoma, Washington Jeff Laxamana, subió un video a YouTube. El video muestra a su hija de secundaria Izabel parada en medio de lo que parece ser un garage. A sus pies hay una pila de cabello grueso, que aparentemente ha sido cortado de su cabeza. El camarógrafo se burla de la niña de trece años, que responde en monosílabas monótonas.

“[enfocando en el cabello descartado] Las consecuencias de hacerte mierda. Hombre, perdiste todo ese hermoso cabello. ¿Valió la pena?”

“No.”

“¿Cuántas veces te advertí?”

“Dos.”

“Okay.”

Pocos días después, Izabel saltó hacia su muerte desde un puente.

Antes de que Jeff pudiera remover el video de YouTube, uno de los amigos de Izabel lo grabó y lo volvió a subir. Ahora un debate se ha creado a través del internet: ¿Es Jeff Laxamana responsable por la muerte de su hija? ¿Fue el humillante video de YouTube lo que impulsó a su hija al suicidio? ¿Es el avergonzamiento público una forma de abuso?

Sombrero De Burro Digital

dunce cap, student, boy, school, chalkboard, in trouble, bart simpson, gay blog, queer, lgbtJeff Laxamana is no es el primer padre en utilizar el internet como herramienta de disciplina utilizando la humillación. En el 2012, un hombre de Carolina del Norte llamado Tommy Jordan subió un video a YouTube donde se mostraba él disparando a la computadora de su hija. Esto, según él, era castigo por publicar unas frases insultantes acerca de él en Facebook (las cuales su padre tuvo que sobrepasar la configuración de seguridad de su hija para poder leer).

El uso del avergonzamiento público como herramienta disciplinaria es mucho más antiguo que el internet, por supuesto. El uso del sombrero de burro en los salones escolares se remonta por los menos al siglo 19. Los americanos se han burlado entre ellos desde mucho antes que los Estados Unidos fuera un país.

La práctica de cortar el cabello de una mujer para así avergonzarla es una practica que viene de los tiempos bíblicos: 1 Coríntios 11:5-7 lee:

En cambio, toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra al que es su cabeza; es como si estuviera rasurada. Si la mujer no se cubre la cabeza, que se corte también el cabello; pero si es vergonzoso para la mujer tener el pelo corto o la cabeza rasurada, que se la cubra. El hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es imagen y gloria de Dios, mientras que la mujer es gloria del hombre.

Cabello, un arma poderosa y seductora de la mujer (aunque estoy casi seguro que los hombres también tienen mechones seductores) que debe ser controlada. Si no se es contenida — si una mujer no puede controlar su sexualidad apropiadamente — se le debe quitar. Los hombres no eran rasurados. Por supuesto que rasurar la cabeza de un hombre no tiene el mismo impacto. Un hombre con la cabeza rasurada no es nada inusual. Una mujer con la cabeza rasurada significa que está dañada o loca. Su belleza, su femineidad, su característica definitiva, se ha perdido.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los miembros de la Resistencia rasuraron las cabezas de las mujeres acusadas de asociarse con los alemanes.

Französinnen, die der Kollaboration mit den .....en während der Besetzung beschuldigt sind, werden entehrt und durch die Strassen Paris geführt. Barfuss, Brandmale im Gesicht, den Kopf kahl geschoren.

Así que la conducta de Jeff Laxamana no es nada nuevo. Lo que hace este caso especial es el uso de las redes sociales. En tiempos antiguos, el estigma estaba generalmente limitado a cada región. Una persona potencialmente podía escapar de una mala reputación mudándose a otro vecindario. O, alternativamente, la comunidad podía perder interés en el escándalo y eventualmente dejarle de importar. La humillación desaparecería a través del tiempo.

Pero en el internet, nada desaparece. No existe el tiempo de reposo, tampoco; siempre hay un par de ojos frescos para redescubrir un video o imagen macro.

Alejarse de la computadora no es realmente una opción últimamente, ya que el internet se ha convertido en una gran parte de nuestras vidas. Manejamos nuestras cuentas bancarias en la red. Pagamos nuestras cuentas en la red. Aplicamos para trabajos en la red. Mantenemos asignaciones de la escuela y a la vez las entregamos para ser evaluadas en la red. Nos contactamos con familiares lejanos en la red. Socializamos y hacemos nuevas amistades en la red. Vivir sin acceso al internet es como vivir sin un teléfono.

Consecuencias Inesperadas

Las redes sociales pueden atraer una respuesta exagerada. Un video musical mediocre en YouTube puede dar luz a una descarga incesante de insultos vulgares y amenazas de muerte. Una publicación enfadada sobre una ex-novia puede tornarse en una campaña de odio durando meses que hacen que mujeres huyan de sus hogares. Tu vergüenza pública podría terminar siendo recreada en un programa de televisión sindicada nacional. Tus caricaturas políticas pueden ser manipuladas para marcarte como un Neo-Nazi.

Mucho se ha dicho sobre como los adolescentes “sexting” no realizan las consecuencias de sus acciones, pero muchas veces los adultos son los que no tienen idea de ello. El video donde Thomas Jordan se presentó armado en YouTube le ganó una visita inesperada del Servicio de Protección Infantil. Y ¿recuerdan la madre que acosó hasta llevar al suicidio a la compañera de clases de su hija en MySpacete?

Thomas Jordan, YouTube, dad, shoot, gun, North Carolina, Facebook, gay, lgbt, queer, blog
Thomas Jordan, un padre de Albemarle en Carolina del Norte se grabó disparando la computadora de su hija después de que esta escribiera insultos sobre él en Facebook.

Jeff Laxamana de seguro no anticipó que su hija hiba a saltar desde un puente. Probablemente pensó que estaba utilizando una forma creativa de disciplina, un poco de amor fuerte para que su hija se mantuviera en el camino correcto. Quizás escuchó sobre Tommy Jordan y pensó que debería unirse a la acción.

Y obviamente la mayoría de los niños que son humillados públicamente no cometen suicidio. El niño de Star Wars todavía está vivo, al igual que la hija de Tommy Jordan y Rebecca Black. Los niños forzados a ponerse el sombrero de burro no cometieron suicidio, en general.

Pero evidentemente Izabel Laxamana era más sensitiva que un niño normal. El 14 de agosto del 2014, su cuenta de Google+, que primordialmente estaba repleta con comentarios en videos de música pop en YouTube (esta niña podría muy bien sido la única comentarista en YouTube que exclusivamente decía cosas positivas), muestra el siguiente comentario en un “vlog” titulado Solo:

Siente que soy odiada en la escuela siento que me miran mal y me juzgan mucho…. Pero lo que me hace seguir adelante es gente como kian que han pasado por lo mismo que yo… En la escuela con tanta gente es raro decir “me siento sola” pero la realidad es que de verdad te sientes sola. Así que gracias por todo kian….

El video muestra a un joven hablando de la vida con ansiedad crónica.

Antes de eso, en el 9 de julio del 2014, Izabel comentó en el video de un “vlogger” que habló acerca de tomar un descanso de su producir contenido debido a problemas de salud mental.

Es cierto que dos comentarios en YouTube no son suficientes para proveer un diagnóstico acerca de la salud mental. Pero no es difícil ver que la niña tenía problemas.

¿Por qué su padre no lo podía ver?

(image via S•)
(image via S•)

Un Grito De Ayuda

Todos los adolescentes son agobiados por sus sentimientos de vez en cuando. Todos tienen sus actos de rebeldía. Todos se vuelven un poco melodramáticos a veces. Todos hacen cosas estúpidas y terminan en apuros. No es fácil para una persona normal notar si un adolescente tiene algún problema serio o si está siendo un adolescente.

Otro factor es el estigma de enfermedad mental.Es difícil admitir que se padece de una enfermedad mental o de un desorden de ánimo. Es aún más difícil para un padre admitir que puede haber algo mal con sus hijos. Los padres temen ser acusados y juzgados si sus hijos son diagnosticados con depresión o ansiedad o algún desorden en el espectro de autismo. Así que continúan actuando como si su niño es normal, como si una hija con desorden de ansiedad pudiera ser castigada hasta volverse neuro-típica.

Así que los problemas se enconan, sin ser tratados. Los niños se rebelan. Adolescentes varones que se comportan de forma antisocial, buscando peleas o rompiendo cosas, que llama la atención pero aleja a los demás, haciendo más difícil el crear el tipo de conexión emocional que ayuda a reparar un corazón fracturado. Las chicas adolescentes generalmente lidian con los problemas de forma más callada y más privada. Se lastiman así mismas no a otros. Y como resultado son más fáciles de ignorar.

Cuando un niño se involucra en una pelea, las figuras de autoridad deben intervenir. Recibirá un castigo, pero puede recibir consejería.

Cuando una niña deja de comer o empieza a lastimarse, las figuras de autoridad no tienen que responder. Lo pueden ignorar o encojen sus hombros o hasta lo miran con desdeño. Cortas un compañero, y habrán consecuencias. Te cortas a ti mismo, y no pasa nada.

Mira la respuesta del público en general hacia los trastornos de conducta alimentaria. En lo peor, son considerados como ridículo. La mayoría del tiempo son tratados como una dieta absurda propagadas por las revistas de moda, curadas con inspirantes comerciales de jabón. En realidad, los trastornos de conducta alimentaria son la forma más letal de las enfermedades mentales. La anorexia es dos veces más letal que la esquizofrenia, tres veces más letal que el trastorno bipolar, y cuatro veces más letal que la depresión. Un quinto de las muertes relacionadas con la anorexia son el resultado de un suicidio; sólo un 46 por ciento de los afligidos se recuperan completamente.

Respondemos al fin cuando el afligido hace algo drástico. Cuando sufre un colapso público. O cuando es demasiado delgada para considerarse atractiva. O cuando se corta las venas — si se cortan en la dirección errónea, nos burlamos. No fue un intento de suicidio real. Sólo un grito de ayuda. Sólo quería atención.

Aunque todo eso sea cierto, el hecho de que una chica lleve una navaja a su piel sólo por atención sugiere que hay algo terriblemente mal sucediendo.

Leelah Alcorn, transgender, suicide, internet, gay blog, queer, lgbt, transNo sabemos lo que Izabel hizo, dos veces, para que su padre estuviera tan molesto. Pero Jeff el uso de la frase “hacerte mierda” en el video de YouTube sugiere abuso de sustancias controladas, quizás alcohol. Es una infracción típica de los adolescentes. Es también un síntoma típico de problemas mentales, auto-medicación. Un grito de ayuda, en otras palabras. Otro padre hubiera respondido al comportamiento de Izabel, cualquiera que fuera, poniendo a la niña en terapia. Jeff Laxamana le cortó el cabello y lo subió al internet.

Resultado

Jeff Laxamana se ha convertido en el blanco de la campaña de humillación pública que trato de empezar en contra de su hija. Ciudadanos molestos claman por su acusación legal — por abuso infantil, o hasta por homicidio involuntario.

¿Será castigado por el sistema legal? Probablemente no. Los padres de Leelah Acorn no lo fueron. Algunas personas defenderán a Jeff. Algunos defendieron a los Duggars.

Habrán caridades y “hashtags” y campañas de conciencia pública. Nuestra actitud acerca de la salud mental no cambiará. La costumbre antigua del castigo a través de estigma social no desaparecerá. Eventualmente, muchos de nosotros seremos distraídos y nos moveremos hacia otras, formas de entretenimiento menos macabras. Hasta el próximo video en YouTube.